El museo del terror de la belleza

Creo que a estas alturas ya habréis notado que tengo cierta tendencia, gusto, atracción…- llamémoslo como sea-, por la estética oscura, por los mundos escabrosos, el misterio, lo darckness… Pues bien, ayer estuve echando un vistazo a algunas fotos antiguas en busca de inspiración. Buscaba en concreto imágenes de las máscaras medievales que se utilizaban en la edad media para evitar coger la peste, sin embargo, me topé con un par de cosas  muy interesantes y ya no pude parar. Así que hoy os traigo el museo del terror de la belleza.

No es un secreto que a día de hoy tengamos bastantes beauty trends que resultan un poco tétricas. Hasta las mascarillas de arcilla más sencillas y asequibles nos han provocado algún mininfarto al ver de refilón nuestro reflejo en un espejo o a nuestra madre,hermana o compañera de piso con ella puesta, pero sin duda nuestros antepasados nos dan mil vueltas a la hora de inventar aparatos siniestros para vernos mejor y si no me creéis juzgar por vosotros mismos estos aparatos de tortura:

PROTECTORES PARA TORMENTAS DE NIEVE

09

Empezaré con la primera imagen con la que me topé: como podéis comprobar este…complemento, tiene cierta similitud a las máscaras que utilizaban los médicos en la edad media para protegerse de la peste negra, solo que en este caso se diseñó pensando en proteger a las mujeres del frío, ya que las temperaturas bajas del invierno dañan muchísimo nuestra piel. De este modo podían pasearse en las tormentas o durante los días más fríos, sin temer por su aspecto…o eso creían.

LA CAPA ANTIPECAS

BEAUTY_LONMED_3170_03

En los años 40 todavía no se había inventado la crema con protección solar, así que la gente que quería protegerse de los rayos ultravioleta y evitar que aparecieran manchas o pecas en la piel tenía que ponerse la capa antipecas, aunque desde mi punto de vista era anti-muchas-cosas-más.

CONGELADOR DE PECAS

01

Por si la capa no funcionaba bien, la habían olvidado en casa o alguien con sentido común la había quemado, tenían el siguiente invento. Si parece un aparato de tortura es porque era exactamente eso. Esta guisa se empleaba en los años ’30 para librarse de las pecas y las manchas ¿cómo funcionaba? fácil: quemando la piel con hielo seco. Después de ver esto los peelings con ácido glicólico seguro que ya no os parecen tan agresivos para la piel.

GAFAS DE SOL CON NARIZ

05

Siguiendo con el problema de la era pre-factor solar, aquí os muestro el último grito en gafas de sol de los años ’30. Solo espero que las gafas con nariz y bigote que encontramos en las tiendas de disfraces nacieran de un giro creativo de los inventores para intentar darles otra salida a las miles de millones que no pudieron vender.

MÁSCARA-GORRO PARA PISCINA

07

Otro de los productos estrella del verano, era y es esta máscara-gorro del año 1928 para proteger la piel de los productos químicos de las piscinas y también de los efectos nocivos del sol. Y sí, habéis leído bien, era y es, porque lo que más miedo da es que a día de hoy es el último grito en China.

MÁSCARA DE KAKUBI DE PEZ

10

Esta máscara de kabuki de pez era algo parecido a una manta eléctrica para la cara. El producto se lanzó en julio de 1940, se enchufaba y estimulaba la circulación mediante el calor, “dejando la piel con un aspecto fresco”. Por lo visto, para aquel entonces “fresco” significaba justamente lo contrario a lo que significa hoy.

 MÁSCARA DE HIELOS

02

Y hablando de sentirse fresco, os presento la máscara de hielos. Parece que después de veinte años, ese pequeño error de concepto de los años ’40 al fin se resolvió, pero surgió un nuevo problema ¿Y si tenías calor y querías refrescar tu cara con agua fría pero no querías echar a perder esos 45 minutos que has invertido en hacerte el contouring? La solución la tenéis ante vuestros ojos.

 MÁSCARA DE DORMIR

08

¿Quién no ha oído decir que para estar guapo es super importante dormir bien? Para ayudar con eso, en 1924 se les ocurrió inventar esta máscara de aluminio que, según decían, inducía el sueño al dirigir el aliento caliente a los ojos, tal vez fuera eso o tal vez la falta de oxígeno, en cualquier caso dormías tan profundamente que posiblemente ya no despertabas.

HOYUELADOR

06

Otro comodísimo artilugio de uso nocturno era este hoyuelador de 1936. Aseguraban que si dormías cada noche con él en la cara, podrías lucir unos preciosos hoyuelos. Lo difícil: dormir.

CALIBRADOR DE BELLEZA

03

Y por si pensabais que el hoyuelador era incómodo…He aquí el calibrador de belleza, artilugio en el que, estoy casi convencida, se inspiraron los creadores de Saw para crear su “jaula estalla cabezas”, no obstante, aunque os cueste creerlo este diseño es menos mortífero.

Su creador fue un pionero de la cosmética Max Factor quien, en los años 30, creyó que ésta sería la mejor manera de tomar las medidas faciales de las estrellas de Hollywood para poder maquillarlos después. Creo que todos estamos de acuerdo en que no fue su mejor idea.

Cómo veis la presión de las mujeres por estar perfectas es algo que viene de  muy largo. Obsesionarse hasta tal límite por alcanzar la perfección hace que cometamos locuras y parezcamos ridículas. Así que no olvidéis que la perfección es relativa, que esas imperfecciones de nuestra piel, de nuestro cuerpo, de nuestros rasgos también pueden ser bellas y sobre todo no olvidéis que lo más probable es que dentro de  100 años nosotras también pareceremos idiotas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s