10 canciones que no querrás escuchar estando solo.

Aunque creo que no hace falta decirlo: este no es otro de esos blogs de “oh, so cute!”, tonos pastel, “So romantic!”, florecillas… No, honey. Ese tipo de cosas, pocas veces desatan mi creatividad y mi imaginación y rara vez me inspiran. Así que antes de que se diga otra palabra, he de haceros una advertencia: La entrada de hoy no va a ser muy agradable, es más, me he tomado grandes molestias porque sea lo más perturbadora posible. Y es que hoy os voy a mostrar algunas de las canciones más aterradoras de la historia.

¿Cómo he tenido semejante ocurrencia? La tuve hace mucho tiempo. Como sabéis, tengo una extraña atracción hacia los mundos escabrosos, la fantasía, lo tétrico y la oscuridad… No es ningún secreto, basta con ver las entradas que publico o la inspiración de muchos de mis trabajos para darse cuenta de que la belleza convencional no es lo mío.

Cuando hace unos años para mi proyecto final decidí llevar a cabo una Fashion Film experimental que recreara el poema de Edgar Allan Poe “El cuervo”, me costó mucho trabajo encontrar la banda sonora idónea y me dediqué a buscar canciones que provocaran los efectos y las sensaciones de angustia que necesitaba para acompañar a mi proyecto y me topé con algunas canciones que, aunque no resultaron ser las adecuadas, me pusieron los pelos de punta y me dejaron sin dormir alguna que otra noche.

Revolution 9 –The Beattles

¡Cómo lo leéis! Seguro que estáis pensado “¡¿De qué vas, Pilar?! Nos prometes pesadillas y luego nos pones un tema de esos que cantaban aquello del submarino amarillo” ¡Pues sí! Y es que yo jamás escuché este tema entero hasta entonces, pero cuando lo hice no podía creer lo que oía, ni mucho menos que fuera producto de este grupo tan simpático y “más famoso que Jesús” (¡Ups! tal vez no debería haber dicho eso)

En 1968, que era la época final de la carrera de Los Beattles, John Lennon quería experimentar con los sonidos y los ritmos con los que Yoko Ono, su pareja –como ya sabréis-, había estado trabajando a lo largo de su carrera artística. El resultado fue tan extraño y perturbador que Paul se negó a incluirlo en su famoso “White Albun”. Y es que esta canción incluye trozos de conversaciones, susurros, risas de bebe, sonidos de tráfico y hasta pistolas laser. Y si no lo creéis, escuchad y juzgar por vosotros mismos.

They’re coming to make away, Ha ha! –Napoleon XIV

Esta es una de esas canciones que no pueden faltar si decidís hacer una celebración de Halloween ya que es todo un clásico en la noche de brujas hay miles de versiones de ella. Si comenzáis a escucharla tal vez os parezca que esta canción ya tiene un tono algo más amistoso, pero si pensáis eso es que no la escuchasteis bien. Desde luego las sensaciones que transmite al escucharla son diferentes a las de la anterior, pero tiene algo que recuerda a la Naranja mecánica, un dramatismo siniestro y algo que al final te hace estremecerte. Sobre todo, si la escuchas con los ojos cerrados y prestas atención a la letra.

Adivino lo que has podido imaginar al hacer este experimento: un ejército de soldados de sin rostro que te rodean, que vienen a por ti, te arrinconan y no puedes escapar de ellos ¿He acertado? Bueno al menos es lo que imaginé yo, y es que la canción en realidad habla de la relación sentimental del protagonista, de cómo su pareja lo enloquece y deja que sufra y teme el día en que pierda del todo la cabeza y lo encierren en el manicomio. Supongo que lo más estremecedor es que describe su locura y a lo que le llevará con felicidad, como si se tratara de algo idílico y como todo fuera maravilloso… irónico y siniestro. Una de mis preferidas.

Hamburger Lady – Throbing gristle

Si el nombre te ha recordado a Hora de Aventuras –serie que también tiene algunos visos de inquietud- o incluso te ha dado hambre, te aseguro que se te va a quitar porque Lady Hamburger tiene una historia un tanto tétrica: La Señorita Hamburguesa sufrió una grave quemadura que le destrozó y desfiguró el rostro hasta tal punto que su accidente la llevó a la demencia y tuvo que ser ingresada en un hospital psiquiátrico dónde se ganó este apodo. Ella jamás salía de su cuarto, se pasaba el tiempo encerrada y lo más extraño: en completo silencio. Cuando ella murió y entraron a su habitación encontraron varias piezas de arte: pinturas, poemas, dibujos… todo hecho por ella. Esta Señorita se convirtió en una leyenda y comenzó a aparecer en libros, comics, películas y en una canción muy particular.

Si cerráis los ojos -una vez más- para escuchar esta canción, podréis sentir la obsesión y la demencia de Lady Hamburger. No sé si fue esta la intención de los compositores, pero desde luego a mí me hace pensar que esto podría ser perfectamente lo que rondaba en su cabeza cada instante, cada día de su vida desde el accidente, como un bucle sin final. Las sirenas de la ambulancia llevándola al hospital, el acelerón, la carretera, las voces repitiendo “lady Hamburger”, aquel que sería su nombre a partir de entonces… se puede sentir su desgracia, su sufrimiento, su demencia y obsesión, como si estuviera atrapada en ese instante de oscuridad, como si esa canción de su cabeza no llegará jamás a terminar. Realmente angustiosa.

Hello Skinny- The residents

La verdad es que no es mucho lo que se sobre este grupo, aunque sí puedo decir con toda seguridad que me parece interesante como poco. Es surrealista y psicodélico y lo cierto es que todas sus canciones son un tanto inquietantes, pero desde luego si hubiera que elegir una canción que describiera con precisión a un psicópata yo apostaría por esta.

Pink Floyd- Careful with that axe, Eugene

Siguiendo por lo psicodélico no puedo dejar de mencionar a uno de mis grupos favoritos, Pink Floyd. Si alguno habéis visto “The Wall” o sois fans de este grupo, podréis entender hasta que profundos recovecos de la mente del ser humano puede llegar. Son unos auténticos genios.

Esta canción, que traducida al español sería “Cuidado con el hacha, Eugene”, es muy melódica, rítmica y suave, sí, hasta que llega esa extraña voz distorsionada que recita –o eso dicen- fragmentos del Corán al revés –yo sencillamente, no he sido capaz de distinguirlos-. La canción es bastante tranquila y aunque sí tiene una atmósfera de misterio que te inquieta, si no fuera por los gemidos y gritos de dolor, hasta podría resultar relajante. Supongo que estoy demasiado acostumbrada a este grupo, pero a las personas que no están habituadas a este tipo de música les causa más angustia.

Frankie Teadrop-Suicide

Supongo que esta es una de esas canciones de las que convendría que advirtiera, porque resulta bastante dura para la mayoría de la gente, aunque desde mi punto de vista las hay peores -como podréis comprobar más adelante-. Esta canción habla de Frankie, un joven de 22 años que trabaja en una fábrica y no puede mantener a su familia. Al final decide rendirse, sucumbe a la locura y decide asesinar a su mujer y a su hijo y finalmente acabar con su vida también. La historia que narra es estremecedora pero lo más sádico es la voz del locutor, completamente enfermiza. Si os atrevéis a escucharla os sentiréis como si estuvierais en la casa de Amityville

Gloomy Sunday –Rezsõ Seress

Esta canción es en realidad increíblemente triste, y lo perturbador de ella está más bien en la historia que la acompaña. Así que aquí haré otra advertencia: si estáis en momentos de mucha debilidad o estáis atravesando un mal momento, no os aconsejo que la escuchéis. Yo siempre he pensado que necesitamos las canciones tristes para acompañarnos en nuestra tristeza y no sentirnos tan solos, pero tal vez no sea el caso de esta ya que la mismísima BBC decidió prohibirla durante 61 años por miedo a que provocara en sus oyentes una hipnosis colectiva que les obligara a suicidarse en masa. La pieza en cuestión se titula Gloomy Sunday (Domingo sombrío) y fue compuesta en 1933 por el pianista judío húngaro Rezső Seress.

El tema habla de la desolación de un hombre que ha perdido a su amada y se propone quitarse la vida un domingo, el mismo día en que ella desapareció. Aunque la letra original era un simple ejercicio de melancolía, se convirtió en una canción de un amor y dos muertes. La leyenda de la canción fue posiblemente espoleada por un artículo en la revista Time publicado en 1936 y que hablaba de los suicidios en Hungría conectados con este tema. La llamaron “la canción húngara del suicidio” ya que la llegaron a relacionar con al menos 19 muertes. En 1941 la BBC retiró el tema de su programación y la censura que se mantuvo hasta 2002. No obstante, hay que tener en cuenta que todo esto son conjeturas, no hay pruebas exactas de todo esto, de hecho, es muy probable que la hayáis escuchado antes sin haberos dado cuenta.

River Twygz Bed – Super Paper Mario

Bueno, bueno… nos acercamos al final y empezamos con las melodías de videojuegos, y no me refiero a videojuegos de terror –que telita con esas-, sino a alegres e inofensivos videojuegos infantiles a los que todos jugamos en nuestra infancia como es el caso de “Super Paper Mario”. Sólo diré que a esto no le encuentro explicación alguna. Que conste que a mí siempre ha gustado este videojuego pero la melodía de este trozo del juego… En fin, te encuentras que, en medio de verdes prados y alegres mariposillas, hay un río púrpura, semejante al Aqueronte del Inframundo de la mitología clásica, con manos y trozos de qué sé yo qué flotando por ahí. Por supuesto la canción tenía que acompañar, pero ¿Es necesario crearles un trauma a los niños? Porque si pensabais que la canción de los elefantes rosas de Dumbo era pasarse, esperad a escuchar esta.

Canción del Pueblo Lavanda – Pokemón: Verde, Rojo, Azul

Esta melodía no podía faltar y es que es famosa por la cantidad de leyendas urbanas que circulan sobre ella. Estoy casi segura de que, si no la habéis escuchado ya, al menos habréis oído hablar de la Canción del pueblo lavanda, que es dónde estaban los pokemon muertos. Se decía que en su tonada había un mensaje oculto que solo puede ser captado en su versión japonesa de Game Boy y que los niños menores de 14 años pueden escuchar en esta versión pequeños murmullos producidos por la bitonalidad de la melodía, que son captados por la sensibilidad de sus oídos, los cuales conducirían a los oyentes a actos suicidas. En 1996 en Japón, se registraron muchos. Todos tenían algo en común: poseían el juego de Pokémon Rojo o Pokémon Verde. Los síntomas eran irritabilidad acompañada de insomnio, adicción al juego y, en muchos casos, sangrado de nariz. Luego de todo esto, los niños sufrían depresión cosa que, como todos saben, es rara a esa edad. Al parecer, todos los chicos habían guardado en Pueblo Lavanda, razón por la cual se ordenó a GameFreak arreglar la canción en las versiones del resto del mundo y en las restantes en Japón. Verdad o no, la canción en sí ya es bastante terrorífica.

Wild women with steak knives- Diamanda Galas

Si creéis que alguno de vuestros artistas favoritos despierta mucha polémica, sea quien sea, lejos estar de alcanzar a Diamanda Galas, quien compuso este tema para llevar a cabo ritos satánicos. Solo escribir sobre esta canción ya me pone los pelos de punta. Aquí si voy a hacer una advertencia, pero una ADVERTENCIA con letras mayúsculas: Si sois muy congestionables –y añado que acabo de darme la vuelta para comprobar que no hay ningún espíritu maligno detrás de mí- no escuchéis este tema.

Me cuesta mucho encontrar las palabras adecuadas para describir lo angustiosa y perturbadora que resulta esta canción. Tal vez sea porque la segunda vez que intenté escucharla entera para escribir este post -hace tan solo unos días-, no pude escuchar más de 30 segundos –que ya me parece demasiado-, entre otras cosas porque mientras la escuchaba ¡Pam! Apagón en mi casa. Me dio pavor hasta levantarme de la silla y darme la vuelta para ir a volver a encender los fusibles porque esperaba encontrarme cualquier cosa mi espalda acechando. No es que crea en estas cosas, pero no me vais a negar que es mucha casualidad. En cualquier caso, hay que tener mucho estómago para escuchar esta pieza completa, muy pocas personas lo han logrado y yo no he sido una de ellas. Es como estar dentro de un ritual o una ceremonia satánica ¡Es horrible! Altamente perturbadora. Todo lo que os diga es poco. Así que, si decidís escucharla, quedáis advertidos. Yo me lavo las manos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s