DAVID DELFÍN. Oda al legado del creador revolucionario.

El mundo de la moda está de luto. Cómo ya sabréis el transgresor David Delfín e reunió ayer con su musa y mejor amiga Bimba Bosé a sus tan solo 46 años de edad tras una dura lucha contra el cáncer. En abril del año pasado, David fue operado de tres tumores cerebrales, posteriormente combinados con un tratamiento de quimioterapia y radioterapia, pero afrontó esos duros momentos con una fuerza desbordante que logró conmovernos a todos y sabiendo apreciar la belleza del presente.

david delfin

Este ha sido un duro golpe para todos sus admiradores. Sin lugar a duda su marcha ha dejado un vacío en nuestros corazones y en la moda española. Por eso hoy quiero despedirme de él dedicándole esta entrada, recordando su magnífico y revolucionario trabajo. Un trabajo verdaderamente original que nos caló hondo, que no dejó indiferente a nadie y que le valió el reconocimiento del Ministerio de Cultura en noviembre de 2016, cuando se le otorgó el Premio Nacional de Diseño de Moda por saber “traspasar las barreras entre la moda y el arte, los géneros y las generaciones, lo comercial y lo artístico”.

Seguí y admiré su trabajo desde que tenía ¿Cúanto? ¿Ocho o nueve años? Le vi, perdón, le vimos evolucionar y crecer como diseñador y cosechar triunfos y -aunque tal vez suene a tópico- nunca podremos olvidarlo. Supo combinar emoción, técnica y espectáculo y, lo más importante, supo hacérselo llegar al mundo. Esto es lo que nos queda de él y lo guardaremos como un tesoro:

‘Cour des Miracles’ (Primavera-verano 2003)

5f42ab34b407711e0614123b68fa2289

Hace quince años, el diseñador debutaba en la capital española con una colección polémica que marcó su carrera y yo todavía recuerdo como si fuera ayer: “Cour des Miracles” inspirada en las películas ‘Viridiana’ y ‘Belle de Jour’, del cineasta aragonés Luis Buñuel.

 La vi en las noticias a la hora de comer cuando volví del colegio, había causado tanto revuelo que todo el mundo hablaba de él. No solo se coló en los telediarios, sino en la radio, programas, la prensa escrita… Ocupaba sus portadas. Y es que, en plena guerra de Afganistán, Delfín tapó la cara de las modelos con capuchas a modo de burka y les colgó sogas al cuello, un gesto que no gustó nada a la organización de la pasarela y abandonó el desfile como muestra de rechazo. Desde mi punto de vista se malinterpreto por completo su intención y no se comprendió lo que era en realidad, pero fuera como fuera, su nombre empezó a sonar fuerte en una industria que no sabía que lo mejor del diseñador estaba por llegar.

 

‘In loving memory’ (Otoño-invierno 2004)

Estilo-Desfiles_de_moda-Paris-Madrid_Fashion_Week-Cibeles_Fashion_Week-David_Delfin-Moda_198491496_30335931_1706x960

Unos meses más tarde repetía experiencia en la pasarela con ‘In loving memory’, una colección muy gótica, con prendas negras y motivos de calaveras que simbolizaban la revolución personal que había experimentado tras su primer desfile. Ese año, Delfín se llevó el premio L’Oréal a la mejor colección de un diseñador joven, un reconocimiento que le dio fuerzas para seguir en esta línea de crear diseños transgresores sin seguir las tendencias.

El diseñador también se adelantó a la locura de los fashion films con un corto bastante tenebroso que protagonizó, como no, Bimba Bosé y que acompañó el desfile.

 

“Cuerpo extraño” (Primavera-verano 2005)

Sin duda una de mis favoritas. Esta fue una de las colecciones que más me impactó: el diseñador llevo a cabo una colección surrealista con una gran influencia del psicoanálisis en la que de nuevo el negro, el gris y el blanco protagonizaron unas propuestas repletas de transparencias y bellísimas rarezas. Piezas que parecen estar al revés, corbatas en la espaldas, cuellos de camisa sobre la cabeza, etc. Sencillamente brillante. Y tanto es así que el primer Centro de Arte Contemporáneo de la ciudad de Málaga invitó al diseñador David Delfín a presentar su trabajo en una exposición individual, para el que se realizó una pieza audiovisual se presentaron maniquíes vestidos con ropa del diseñador.

“Pater” (Otoño-Invierno 2006)

Su propuesta se caracterizó por una puesta en escena salpicada de acordes militares. Bajo el sonido de tambores y trompetas se presentó una estética andrógina compuesta de prendas muy estructuradas que se interpretaron como unisex. Las chaquetas de corte militar ajustadas al cuerpo, faldas estrechas en materiales dorados, pantalones rectos que recuerdan a los uniformes militares del pasado, con brazaletes, etc. Otro éxito de Delfín.

“Dual”(Primavera-Verano 2008)

Una colección muy sobria y asutera, en la que se presenta la dualidad en transparencias y opacidades, blanco y negro con mensajes como “Hatred is blind” o “Each man kills the thing he loves”. Las oscuras noches en los suburbios berlineses, “Reservoir Dogs”, la fotografía en blanco y negro, etc. Fueron algunas de las inspiraciones del diseñador que desembocaron en un trabajo estructuralista y una espectacular puesta en escena inquietante y perturbadora. Esta propuesta se apoyó en el concepto del “menos es más”. Es un minimalismo tan sólo aparente, puesto que el ojo de todo observador puede apreciar el mimo y el detalle que caracteriza al diseñador.

 

“Diogenes Syndrome” (Otoño-Invierno 2011)

Esta colección fue un reflejo de la saturación mental que el diseñador sentía. No es que la colección en si llegara a entusiasmarme mucho, pero la puesta en escena y lo bien conjugado que estaba todo la convierten en una de esas propuestas difíciles de ovlidar. Aunó elementos “nuevo deportivo” basados en el sweater gris piedra, pizarra y hormigón y los incorpora a los power suit y power dresses para la oficina, dando lugar a arquitectónicos outfits impecablemente acabados, como siempre. Fue una colección trabajada, exquisita y funcional.

 

“Will”(Otoño-Invierno 2012)

Fue una propuesta en la que el diseñador trabajó con materiales tecnológicos y profundizó en el binomio de color. Se dedicó a fisgonear en laboratorios en busca de elementos médicos como los tubos de ensayo o de látex para convertirlos en complementos de sus cuellos de camisa, asas de bolsos –realizados éstos por su novio de aquella época Pelayo Díaz, al que francamente no tengo en tanta estima- e incluso cinturones. Bajo unos acordes house, la armada de modelos de Davidelfin se enfudó en vestidos entallados cuyos patrones contornean la silueta de la mujer, marcando curvas. Tacones fetichistas de más de 15 cms, collares y pulseras de látex y perlas que el propio David realizó. Fue una vuelta a sus raíces, a los colores que siempre le acompañaron y que logró mezclar con los materiales más tecnológicos. El resultado fue asombroso.

 

“Missing”(Otoño invierno 2013)

Una de las colecciones más sentidas del diseñador y otra de mis favoritas fue ‘Missing’, un homenaje a su perrita Alicia, que falleció mientras él preparaba la nueva línea. El malagueño se inspiró en la película ‘Alicia en el País de las Maravillas’ para diseñar unos vestidos y sudaderas blancas estampados con un As de Corazones que traspasaron fronteras y llegaron hasta Italia de la mano de la ‘it girl’ Chiara Ferragni. En el desfile, Delfín solo incluyó un vestido negro para hacer referencia al luto por el que pasaba por la muerte de su perro.

 

“El tiempo de los monstruos” (Primavera-Verano 2015)

Predestinado a provocar, la inspiración de Davidelfín para 2015 tuvo que ver, una vez más, con las pulsiones emocionales en sus entrañas. Dunia Ayuso, la directora de cine que falleció ese mismo año servía como nexo emotivo a una colección basada en el guión de su pareja Félix Sabroso, bautizada como “El tiempo de los monstruos” en honor a uno de los guiones del escritor. “El viejo mundo se muere. El nuevo tarda en aparecer. Y en ese claroscuro surgen los monstruos”. La cita de Antonio Gramsci invitaba a sumergirse en la mente del diseñador y en su universo.

 

Sus constantes referencias surrealistas -como las hormigas que se convirtieron en emblema de sus primeras colecciones- y alusiones a lo abyecto y a lo kafkiano han hecho del universo de Davidelfín algo reconocible y también diferente. Fue y será uno de los diseñadores más grandes de nuestro país y nuestra industria. No habrá nadie como él y por eso no caerá en el olvido. Dicho todo esto, tan solo me queda una cosa más que decir: Gracias por todo lo que nos has dado.

 david delfin 02

“La emoción guía siempre mi trabajo, que ha sido y es un catalizador de mis sentimientos. Mi vida está resumida en mis colecciones y crearlas es en cierta manera una terapia, mi diario personal.”

(David Delfín)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s