Preciosas pero peligrosas. Cinco famosas joyas malditas

La historia está llena de leyendas y mitos referentes a objetos con maldiciones, y si bien la mayoría queda solo en la ficción, existen algunas historias que sí poseen respaldo histórico. Los que hoy os vengo a presentar, son objetos a los que siempre se les ha otorgado todo tipo de virtudes: las gemas y piedras preciosas, las joyas.

Ya en la Edad Media se escribían los famosos lapidarios, libros que recogían las propiedades de las joyas, cada una asociada a un signo zodiacal y a un flujo planetario, se les atribuían influencias positivas. Sin embargo, también existen minerales que tienen fama de siniestros, como si en ellos residieran sobras malignas capaces de atraer las desgracias. Normalmente se trata de gemas realmente hermosas, como si su belleza fuera una trampa mortal como es el caso de los ópalos o las esmeraldas. Pero hay joyas con nombre y apellido que independientemente del tipo de mineral que sean han arrastrado maldiciones consigo que han llevado a la perdición a aquellos que las han poseído. Os aseguro que después de leer este post os daréis cuenta de que un diamante no siempre es el mejor amigo de la mujer.

El Diamante Hope

04

Esta joya se encuentra actualmente en el Smithsonian Institute de Washington D.C. y es uno de los objetos más preciados y el segundo más visitado del mundo después de la obra maestra de Leonardo Da Vinci. Irse de allí sin verlo equivale a irse el Louvre sin echar un vistazo a la Gioconda.

01

La belleza de esta joya es proporcional a la siniestra fama que la precede. 46 kilates y 9 gramos de diamante teñido de azul marino debido a las impurezas de boro que bajo luz ultravioleta desprende una extraña fosforescencia rojiza realmente asombrosa. Es el diamante de mayor tamaño del mundo hasta la fecha, y en realidad solo es un trozo de un diamante aun mayor, de 115 quilates y 22,44 gramos. Impresionante… pero esto no es lo más impresionante de él.

03

De acuerdo al rumor, esta joya fue extraída de la mítica mina Kollur. Se dice que fue tallada por un Dios del Sol hindú y se depositó en una estatua ceremonial que representaba a la diosa Sita, hasta que fue robada por un sacerdote hindú que fue su primera víctima: fue descubierto y torturado hasta morir. Esta joya, más tarde, fue adquirida por Jean-Baptiste Tavernier que, tras arruinarse, murió devorado por una jauría de lobos en el trayecto de un viaje para recuperar su fortuna.

02

Según la historia de la joya, todo aquel que la adquirió terminó muerto de forma estremecedora. Entre algunos de sus dueños estuvieron María Antonieta y el Rey Luis XVI, quienes como ya sabéis fueron guillotinados; la Princesa de Lamballe, quien fue asesinada por una muchedumbre; Jacques Colet, quien se suicidó; Surbaya, apuñalado por su amante a quien le regaló la piedra, y Simon Motharides, quien murió junto a toda su familia cuando su carruaje chocó.

Muchos creen que por el momento su maldición permanece dormida ahora que la joya reposa en el museo… por el momento.

El diamante Koh-i-Noor

0906

O Montaña de la Luz. Esta joya de 108 quilates y 21,6 gramos de peso, puede verse en la Torre de Londres como parte de la exhibición de joyas reales. Como el diamante Hope, procede de las minas de Kollur. La primera referencia escrita data de 1306, en el que se descirbe su aspecto que el rey Kakatiya se lo arrebató al monarca del reino hindú Malwa, cuya familia lo poseyó durante años. Lo más inquietante del texto es la descripción de una maldición que acompañaba a la joya “El dueño de este diamante posera el mundo, pero también conocerá todas las desgracias. Sólo Dios o una mujer pueden llevarlo impunemente”. Así que ya veis, esta maldición solo afecta a los hombres.

1007

El diamante fue tomado de la India en 1850 y fue entregado a la familia real británica. Actualmente forma parte de la corona de la Reina Elizabeth. La maldición que posee, como bien señalaba, afecta solo a los hombres, y bien es cierto que cada rey que ha ocupado la joya ha perdido su trono. Y es cierto que para muchos el Reino Unido y la familia real dan muestras de haber entrado en una decadencia similar a la de tantos reinos sobre los que el diamante esparció su fatídica luz. El tiempo dirá.

El zafiro púrpura de Delhi

19

La historia de esta gema era casi desconocida, salvo para unos pocos hasta un artículo firmado por Steve Farrar en el diario inglés The Sunday Times en noviembre de 2007. Ni siquiera se trata de un zafiro como se pensó durante mucho tiempo, sino de una amatista. No es una joya especialmente llamativa en comparación con nuestros diamantes anteriores salvo por unas figuras y signos que acompañan al medallón.

Esta joya fue descubierta hace 30 años por Peter Tandy, conservador en el Museo de Historia Natural en Londres. Supuestamente esta piedra estaba sellada dentro de varias cajas y rodeada de hechizos protectores junto a una advertencia:

20

Triplemente maldita y teñida con la sangre y el deshonor de todos quienes la han poseído. Quien sea que la abra, primero debe leer esta advertencia y luego hacer lo que desee con la joya. Mi consejo para él o ella es tirarla al mar”. Muchos sospechan que la joya fue parte del tesoro sacado de un saqueo al Templo de Indra durante la Rebelión en la India de 1857. La piedra fue llevada a Inglaterra por el Coronel W. Ferris, quien eventualmente quedó en bancarrota, al igual que su hijo luego de que heredara la joya. Luego fue comprada por el escritor Edward Herol-Allen, íntimo amigo de Oscar Wilde, quien señaló que solo obtuvo mala suerte con la joya. La regaló a unos amigos, quienes la regresaron luego de también experimentar mala suerte, incluyendo una cantante que perdió su voz. Convencido de que traía desgracia y mala suerte decidió arrojarla al canal convencido de que no volvería a verla. Pero tres meses más tarde un tratante llamó a su puerta: se trataba de un comerciante conocido suyo que la había encontrado en el fondo del canal y sabía que era de su propiedad. Fue entonces cuando la engastó con signos protectores y la colocó dentro de siete cajas selladas con aquella nota.

18

La joya además fue enviada al banquero de la familia con instrucciones para que se quedara sellada hasta la muerte de Heron-Allen, quien en 1921 publicó El Zafiro púrpura, inspirada en sus propias vivencias como propietario de la gema. Luego de tres años desde su muerte el banquero podía donarla. En 2007, que la gema fue exhibida en público en el canal de televisión History Channel. El colaborador del programa, pese a las insistencias, se negó rotundamente a tocarla. Nunca se sabe.

El Anillo Vyne

13

Algunos creen que este es el anillo que inspiró a J.R.R Tolkien para inventar el Anillo Único de El Señor de los Anillos. Y es que en 1928, pocos años antes de que J.R.R. Tolkien escribiera El Hobbit, unos arqueólogos le pidieron ayuda en la investigación de un curioso templo romano en el que se identificaron inscripciones dedicadas al dios Nodens, una deidad misteriosa.

Parece que el lugar de la investigación encontraron una mina romana con ejes intactos parecidos a los agujeros de las casas de los hobbits. Después de que los romanos abandonaran el lugar, los lugareños encontraban ese sitio espeluznante y creyeron que en ella moraban duendes y enanos, por lo que la llamaron la Colina de los Enanos. Según los conservadores del Parque Lydney, Tolkien expresó un gran interés en los cuentos populares y la historia de esta colina.

11

El gran anillo de oro inscrito se encontró a 100 kilómetros del Parque de Lydney, 140 años antes de la excavación de Wheeler. Un agricultor encontró un anillo de oro en Silchester. Era un anillo único, de 12 gramos de peso y demasiado grande para cualquier persona. Este antiguo anillo romano lleva la inscripción en latín “SENICIANE VIVAS IIN DE”. La frase en realidad debería decir “SENICIANE VIVAS IN DEO”, o “Seneciano, que vivas en Dios”. Muchos años más tarde se encontró una tabla romana con una maldición misteriosamente vinculada con el anillo de Silchester. En ella, Senicianus invocaba el poder de Nodens contándole que había perdido su anillo y pidiendo justicia: “Al dios Nodens. Silviano ha perdido un anillo y donará la mitad (de su valor) a Nodens. A quienes se llamen Seneciano no permitas que gocen de buena salud mientras no devuelvan el anillo al templo de Nodens”. Podría ser una coincidencia, por supuesto, pero Senicianus no es un nombre común y el anillo no es un anillo común. Por suerte, parece que eso reduce la lista de quienes pueden ser afectados por dicha maldición.

El Anillo del Destino

Para terminar, no puede faltar una historia que rodea a las estrellas de Hollywood en el comienzo de su edad dorada. Se trata del Anillo del Destino que fue propiedad del reconocido actor y galán de Hollywood Rodolfo Valentino, quien murió de forma prematura a los 30 años de edad. Lo compró en 1920 en una joyería de San Francisco, la gema fue denominada “Ojo de Tigre” . Al parecer le advirtieron de la mala fortuna de su dueño anterior pero Valentino no creyó en las supersticiones y se encaprichó. Esa misma noche un amigo se lo vio puesto y tuvo una pesadilla en la cual veía al actor morir tras una corta agonía. Al día siguiente, el actor, llevó el anillo en el rodaje de su película, La joven Rajá que fue el mayor fracaso de su carrera y le alejó de la pantalla grande durante dos largos años.

15

Valentino falleció 6 años después de peritonitis, en medio de varios fracasos en la taquilla y el anillo pasó a manos de novia Pola Negri, que al poco tiempo enfermó de gravedad, por lo que tuvo que renunciar a su carrera de actriz, donde nunca más pudo volver y terminó desapareciendo de los medios.

La siguiente persona en emplear el anillo fue el actor que interpretó a Valentino en una película biográfica, Russ Colombo, quien falleció merced a un disparo accidental durante una partida de caza. El siguiente dueño del “Ojo de Tigre” fue el mafioso Joe Casino, que sabiendo la maldición lo guardó por un lapso prolongado en una caja fuerte hasta que finalmente tuvo el coraje de ponérselo. Falleció apenas una semana después a consecuencia de una rara enfermedad de la sangre… o no.

17

El anillo fue a parar a la cámara de seguridad de un banco en los Ángeles, hasta que fue asaltado por unos ladrones que se llevaron 200.000 dólares. Dos integrantes y el jefe de la banda Alfred Hahn fueron apresados y condenados a cadena perpetua. El banco conservó el anillo cuatro años más durante los que sufrió un robo de 50.000 dólares, un incendio y una larga huelga de cajeros. Desde la década de los 60, no se ha sabido más de su maldición.

El mundo de las joyas está plagado de anécdotas de sobre gemas que traen desgracias y mala suerte a sus dueños. Tal vez algunas e estas anécdotas solo sean historias alimentadas por sus propios dueños para darle un valor añadido a sus posesiones así como un aura de misterio. Es posible. O puede que esas joyas familiares que han pasado de mano en mano en vuestras familias no solo guarden un valor simbólico y sentimental, sino alguna misteriosa historia que  merezca la pena rescatar.

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Qué miedito!!! El anillo que inspiró a Tolkien me encanta, de hecho si lo viera por ahí me lo compraría… Menudas historias os iba a contar luego, para no dormir. Un besazo y buen finde.
    http://www.lachicadelamaleta.com

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s